Tradicional Rosca de Reyes

20140104-001223.jpg
Este sábado 4 de Enero 2014, para empezar bien el año, iremos por algunas panaderías sureñas del DF para degustar Roscas de Reyes como lo hicimos el año pasado, en donde conocimos a varios ciclistas que nos continuaron acompañando a lo largo del año y formamos gratas amistades. Entre todos compraremos roscas para compartir y disfrutar.
No se olviden venir bien abrigados y con luces porque seguramente nos alcanzará la noche.
Recuerden que si les toca “muñequito” tendrán que asistir e invitar los tamales en la Ruta correspondiente al mes de Febrero 😉

Metiéndonos hasta la cocina en Pizzería La Barra

Hace unas semanas, nuestros amigos Alfredo y Christian de Pizzería La Barra nos invitaron a cocinar para el domingo 16 de Diciembre .

Con mucho nerviosismo aceptamos ir, nos gusta cocinar, pero siempre habíamos estado acostumbrados a comer más que a preparar; sin embargo pensamos que sería una buena experiencia y decidimos preparar dos cosas muy sencillas para no equivocarnos en este nuestra primera participación en una cocina “de verdad” (es decir de un restaurante).

Nos dirigimos hacia la Pizzería temprano, ellos muy amablemente habían comprado todos los insumos necesarios para lo que haríamos ese día, un “festival del pollo”: Pollo con rajas de chile poblano con crema y una Pasta estilo mediterránea con pollo.

Al principio con mucha timidez fuimos calentando, cortando, hirviendo, sazonado, etc todo lo que necesitábamos. Alrededor de las 3pm llegaron varios de nuestros amigos ciclistas, quienes fueron nuestros jueces de los platillos que preparamos (que ellos sean quienes dicten veredicto sobre el sabor).

Queremos agradecer profundamente a Pizzería La Barra: Alfredo y Christian Luna, Vero y Cresencio.

Y un gran abrazo y saludo a todos los que nos acompañaron, gracias por ser nuestros comensales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mezcales y comida mexicana

El pasado sábado 1 de Septiembre comenzamos el mes patrio con un lugar muy ad hoc: “Mexicano”, que se encuentra en la no tan reciente pero renovada calle peatonal de Regina.

La cita era a las 6pm y varios ciclistas fueron llegando, algunas caras ya muy conocidas, pero otras nuevas, lo cual nos sigue dando mucho gusto. Esta rodada era algo distinta a las demás ya que @Ralphouse era quien nos guiaría hacia el restaurante, había diseñado una ruta especial y muy urbana para esta salida.

Afuera del Mexicano, foto tomada por Ralphouse

Fue grato encontrar que ciclistas urbanos (además de tuiteros) con muchos kilómetros recorridos como Limón, El Bocinas (quien en esta ocasión no trajo su bocina y música porque apenas nos estaba conociendo), chicos de la División del Sur, de Huizicleteros y los de BicibusDF nos acompañaran; en realidad parecía una rodada muy al estilo “Paseo de Todos” ya que varios confluyeron en ella… o ¿será que los ciclistas tenemos tan en común la bici que en realidad no importa cuál es el grupo sino más bien rodar?

Fuimos un contingente nutrido aunque con hambre, nos desplazamos compactos por avenida Universidad hacia Rio Churubusco, lo tomamos y llegamos a Patriotismo, todo derecho hasta La Morena, ahí a la izquierda y todo derecho hasta llegar a Reforma y de ahí al Centro. En el pelotón tuvimos desde los masters del ciclismo hasta algunos que era de las primeras veces que rodaban, pero como todo grupo tratábamos que se sintieran tranquilos de rodar en las avenidas como un vehículo más.

Un honor tener a BicibusDF, Divisionarios, Huizicleteros, y ciclistas “ajonjolí de todos los moles” en nuestra rodada, ¡gracias! Foto de Ralphouse

Gracias a todos los ciclistas que nos acompañaron. Foto de Ralphouse

Fue bueno ver que en un lugar muy cercano al Mexicano se estaban reuniendo los organizadores del Paseo de Todos para resolver los detalles para el próximo paseo, algunos incluso pasaron a visitarnos al terminar su junta y adelantaron algunos detalles que mantendremos en secreto hasta que ellos los den a conocer, fue fácil identificar la junta que se llevaba a cabo debido a las muchas bicicletas que se encontraban amarradas afuera del local en donde estaban reunidos. Nosotros por nuestra parte fue fácil estacionarnos ya que casi frente al Mexicano existe un poste para amarar bicis por parte del Gobierno, ahí las fuimos encadenando una a una.

Ya que llegamos al Mexicano, ubicado en Regina casi esquina con Isabel la Católica, comenzamos a pasar por partes, debido a lo pequeño del lugar y el número de personas que venían con nosotros, afortunadamente no estuvimos mucho tiempo sentados en mesas separadas porque hubo tres que se fueron más o menos al mismo tiempo. Incluso mientras nos traían las bebidas para refrescar nuestro esfuerzo por pedalear, reinó un poco la confusión ya que se comenzó a incendiar el edificio de la esquina, los Baños el Señorial, dado que los baños colindaban con el edificio del restaurante, en algunos momentos entraba el humo y algunos salieron a ver el chisme.

Mientras tanto, los que no salieron aprovecharon para pedir su cerveza “normal”, los más conocedores su cerveza artesanal Minerva Pale Ale o Minerva Stout Imperial, otros se decidieron por curados, algunos otros pidieron mezcal de Pechuga, Tobalá o un par de variedades que no habíamos visto en otros lugares, mezcal de chocolate y mezcal habanero, pero que estaban bastante ricos.

Personal del Mexicano, recibimos muy buena atención a pesar que volvimos “locos” a la cocina pidiendo tanto de comer. Foto de Ralphouse

La atención del lugar fue muy buena, aunque es un lugar pequeño y ese sábado tenían casa llena, así que las órdenes de comida se retrasaron un poco, pero se notaba en la cara de los meseros que no había sido por mala onda, sino que estaban apenados porque no podían sacar todo tan rápido como querían.

Lo bueno fue que el sabor de los platillos era bastante bueno y calmaron nuestra hambre que iba incrementando con el paso de los minutos, algunos de los platos que pidieron fueron: quesadillas con chapulines o champiñones, aguachile, ceviche de camarón, entre otros.

Es impresionante ver el auge y el cambio que ha tenido la calle de Regina en tan solo algunos años, recordamos cuando era un lugar “peligroso” e inseguro, donde no había prácticamente nada, afortunadamente parece que el proyecto de rehabilitación ha dado frutos, ya que es una calle con mucha vida nocturna. Si un día se encuentran en el Centro Histórico, no quieren estar en el bullicio cercano al Zócalo o Madero, pasen a Regina, en especial al Mexicano para tomarse unos mezcales, cerveza y botanear, si les toca mesa afuera podrán incluso apreciar el mural homenaje a la Familia Burrón.

Al final del día, todos nos retiramos, algunos se desviaron para acompañar a otros ciclistas a sus casas, mientras que nosotros tuvimos la suerte de ser guiados por PathBird quien se quedó con nosotros un rato después de la junta Paseo de Todos, así que se imaginarán que el regreso a Del Valle-Coyoacán fue como lo que necesitábamos, mucha velocidad y adrenalina por la noche, tal como si fuera un lunes de División del Sur.

p.d. Especial agradecimiento a Ralphouse por organizar y proponer tanto ruta como el Mexicano. Y al comandante divisionario PathBird que nos guió de regreso a casa.

p.d.2 Un saludo y abrazo a nuestra querida amiga Ilse, quien se lastimó el jueves anterior y se vio impedida de rodar con nosotros el sábado y al parecer por un rato más, ¡que te recuperes pronto!

Los Divisionarios que nos acompañaron. Foto Ralphouse

Estacionamientos Públicos

Este domingo 29 de Julio de 2012 al no poder asistir a las Pirámides al encuentro Interclubes, nos quedamos en la ciudad y decidimos rodar por el ciclotón y al final como sugerencia de uno de nuestros compañeros, pasamos a comer todo lo que quisiéramos (con nuestros tres copas/chelas obligatorias) en la típica cantina Dos Naciones, ubicada en Bolívar 58-A en el Centro Histórico.

El ciclotón fue como siempre muy divertido con todos esos kilómetros, las subidas en Río Churubusco, el panda que nos encontramos pedaleando en una tandem.

La comida muy rica también, algunos pidieron birria, otros caldo de camarón, pancita, mojarra, quesadillas, etc. Las chelas, la plática, la convivencia, los comensales tan diversos… todo estuvo bastante agradable para ser un domingo de rodar con los amigos. Pero…

Nuevamente nos encontramos con el tema de ¿dónde estacionar las bicicletas? Una respuesta bastante obvia y sencilla sería: afuera del lugar en un poste. Que es lo que varios ciclistas que también estaban en el lugar decidieron hacer, pero, durante la última semana nos enteramos del lamentable robo de un par de bicicletas mientras algunos grupos de ciclistas se paraban por un tentempié en la noche. Podríamos haber dicho, no nos pasará nada porque les pondremos muchas cadenas y algunos cuantos U-Locks, pero nos encontramos con lo siguiente: las calles del Centro como muchas otras son estrechas y estacionarlas como lo hicieron otros ciclistas iba a impedir drásticamente el paso peatonal, sabemos que el peatón es prioritario y si de por si los coches invaden las banquetas al estacionarse (en ciertas ocasiones), nosotros no podíamos hacer lo mismo.

Con gran civilidad (¿?) decidimos ir a un estacionamiento público muy cercano, en donde el encargado nos quería cobrar 24 pesos la hora ¡por bicicleta! Nos sorprendimos y le comentamos que en nuestra lógica él estaría cobrando por el espacio de cajón de estacionamiento, nos comenzó a decir que él cobraba así por que respondería por bicicleta que faltara y si era un solo boleto no respondería por cada una como lo hace con los coches (pero hay muchas leyendas de estacionamientos que NO se hacen responsables por el robo total o parcial, lo cual es una paradoja porque no tendría sentido entonces dejarlo en la calle o en sus establecimientos). Le dijimos que no nos parecía, nos prestábamos a salir y dijo: “bueno, les cobraré sólo por dos boletos, dividan las bicicletas para que quepan en dos cajones y no uno”, como teníamos mucha hambre y no queríamos seguir buscando otro estacionamiento aceptamos, no sin antes reflexionar que el señor lo único que quería era sacar provecho de unos nuevos y aún no regulados clientes: los ciclistas.

P.D. El martes me subí a un taxi donde el conductor me pareció bastante agradable, pro-transporte público y pro-ciclista. Le sugerí que se comprara un rack porque algunos ciclistas podrían necesitar en algún momento de su servicio y se volvería popular. Me comentó que ya se había comprado uno y que lo utilizaba los domingos para circular por Reforma, había varios ciclistas cansados o con niños que decidían dejar de pedalear y pedir un taxi para llegar al lugar donde dejaron su coche, en 3 meses había recuperado lo que invirtió en el rack.

Lo hacía sólo ese día y de manera clandestina, ya que si quería utilizarlo entre semana tenía que tener permiso de la SETRAVI, el cual había solicitado desde hacía 3 meses y era fecha en que aún no le respondían. Al decirme esto último me lo dijo con cierta desesperanza de que le respondieran en algún momento pronto… ¿Y si nos unimos para pedir taxistas “bike-friendly” que no sólo nos respeten mientras rodamos, sino que tengan su rack por si un día necesitamos de sus servicios?

Gracias a las fotos de Carlo Ferado, Nohemí Hernández y al panda de WWF México

Biciestacionamientos

El sábado pasado nos fuimos a tomar clases de Salsa en Mama Rumba de la Roma. Nuestra intención además de mover nuestros dos pies izquierdos y de tomar unos deliciosos mojitos, era la de comenzar a impulsar el transporte en bicicleta hacia centros de entretenimiento, y que mejor que transportándonos juntos para sentirnos seguros. La ruta era muy sencilla y directa, máximo 5 kilómetros que nos tomó realizarlos en aprox. 15-20 minutos. Estacionamos nuestras bicicletas en un estacionamiento, tomamos la clase, nos sentamos y pedimos nuestra bebida, y continuamos bailando. Salimos a la 1:30 am, pagamos el estacionamiento, nos tocó pagar aproximadamente 5 pesos por persona, rodábamos rumbo a casa pero propusieron pasar a comer en La Casa de Toño, terminamos e hicimos Bicibús rumbo a la Del Valle (de donde la mayoría venía).

Fue una muy buena experiencia, pero ¿qué existió detrás de este evento? Varias visitas para encontrar la mejor forma de mantener nuestras bicicletas resguardadas de manera segura, no pensábamos que fuera tan seguro dejar las bicicletas en la calle amarradas a un árbol a mitad de la noche, ciertamente no es lo mismo que hacerlo durante el día. He aquí lo ocurrido:

  • El lugar en sí no tiene estacionamiento, el Valet no se encargaría de cuidar nuestros vehículos.
  • En un estacionamiento de la calle Querétaro, el encargado diurno nos quería cobrar 22 pesos/hora (esa es la tarifa del lugar) ¡por cada bicicleta! Cuando le dijimos que en nuestra lógica él cobraba por el espacio que ocupaba un coche y que se nos hacía justo pagar por el espacio que nuestras bicicletas juntas ocuparan, se mostró sorprendido y dijo que él no sabía muy bien cómo lo manejaban y que mejor habláramos con el encargado de la tarde.
  • Acudimos a uno de los estacionamientos que está sobre San Luis Potosí, cercano a Monterrey, en cuanto hablamos de bicicleta, el encargado en turno dijo de inmediato y manera contundente: “aquí bicicletas no, está prohibido.
  • En algún momento pensamos en dejarlas en Plaza Insurgentes, los policías nos dijeron que existía un lugar para bicicletas y motocicletas en el estacionamiento, además no cobrarían y cerraban a las 2am. Cuando inspeccionamos el lugar, nos dimos cuenta que era extremadamente pequeño, además que las motocicletas de los repartidores de los establecimientos de comida de la Plaza, ocupaban prácticamente todo el espacio.
  • Nos abrimos a la posibilidad de realizar la rodada hacia Plaza Loreto, al Mama Rumba que queda en dicha Plaza. Era un día lluvioso como los de las últimas semanas, le preguntamos al policía si había un lugar designado para la bicicleta, nos comentó que era gratuito y nos habló de ¡dos lugares designados en los estacionamientos de la plaza! Al visitarlos nos decepcionamos, ya que más bien eran estacionamientos para motocicletas, no había siquiera tubos o estructuras para amarrar las bicicletas y estaban descubiertos, así que las motos y una bicicleta que se encontraba amarrada a un arbusto, se estaban mojando.
  • Regresando a la Roma, afortunadamente nos encontramos al estacionamiento de San Luis Potosí cercano a Medellín, en él, el encargado nos dijo que nos cobraría por el espacio que las bicicletas ocuparan, si todas las podíamos acomodar en el espacio de un coche, nos cobraría la tarifa que es de 16 pesos/hora. Además prometió acomodarnos en un espacio que estuviera techado para que no se mojaran si es que llovía.

Fue en este último lugar donde nos quedamos, cuando llegamos el estacionamiento estaba totalmente lleno de coches, pero fueron personas muy serias, movieron varios autos para liberarnos un lugar en la parte techada como habían quedado y ahí fue donde acomodamos todas nuestras bicis. La rodada y lo bailado fueron justo como lo esperábamos, pero un elemento clave fue saber que nuestras bicicletas estaban seguras durante la noche mientras nos divertíamos.

P.D. Respecto al tema de los biciestacionamientos, es muy notable hacer una mención especial a Liverpool Insurgentes, tienen un lugar especial para bicicletas y motos, se encuentra en un lugar donde no hay movimiento, techado y en planta baja, para evitar que alguien pueda pasar y robarlas, en donde un guardia le toma datos para identificar a la bicicleta con su dueño, al final revisa que sean las mismas personas, esto hace sentir verdaderamente seguro a los ciclistas. ¡Además no cobran nada!

P.D. 2 Atentos que en la próxima rodada iremos a comer un muy rico platillo francés.

 

Rodada Bici-Salsera 21-Julio-2012

El sábado 21 de Julio de 2012 rodaremos hacia el Mama Rumba para bailar Salsa.

Imagen

La cita es en Pestalozzi esquina con Pilares en la Colonia del Valle, justo en una esquina del Parque de Pilares que da hacia el café de la sirena, a las 7.00pm para salir máximo 7.30pm hacia la Roma, será una ruta muy sencilla, de aproximadamente 5km, que nos demorará unos 20 minutos máximo en llegar, más el tiempo que tardemos en estacionar nuestras bicicletas en un estacionamiento seguro a media cuadra del lugar.

Esperemos que no nos llueva o al menos que sea muy poco, porque el objetivo es rodar “bien vestidos” (NO licras ni shorts ni nada sport) porque vamos a un lugar a bailar y a divertirnos, sólo que en lugar de viajar en coche lo haremos en bicicleta, demostrando que también hay medios alternos de transporte para ir a cualquier lugar.

No importa si tienes dos pies izquierdos o si no eres tan bueno bailando este ritmo cubano, ya que llegaremos a las 8pm para la clase, donde enseñan los pasos básicos para que a las 9.30pm que empieza la fiesta puedan practicar lo aprendido. El costo por la clase (incluye el cover para quedarse en la noche a bailar) es de $95 pesos.

Cada quien será libre de escoger si quedarse en barra y pedir su consumo, un Mojito se les podría antojar, o si ordenar una mesa con las clásicas peticiones de los lugares nocturnos: consumir cierta cantidad.

Dependiendo de cómo estén disfrutando pero planeamos salir entre a las 12.30am-1.30am para que podamos regresar seguros a casa y para que todos podamos des-amarrar nuestras bicicletas que habrán quedado estacionadas juntas.